Páginas vistas en total

martes, 28 de mayo de 2013

Volveran las oscuras golondrinas

"Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar..." Así  empezaría uno de los que para mí es de los mejores poemas de Gustavo Adolfo Bécquer. Golondrinas que aquí en Nueva Zelanda ya marcharon, pues el frío se apodera de las calles, la nieve empieza a caer en Christchurch y mi kayak empieza a coger polvo debajo de mi cama del hostal para el que trabajo por acomodación, Jailhouse. Antigua cárcel cerrada en el año 1999 y destruida en casi su totalidad en el terremoto de hace dos años, del cual todavía hoy Christchurch trata de recuperarse.

Estos acontecimientos favorecen y ayudan a definir lo que ya es oficial... Marcho a mi tierra el 12 de junio para llegar allá el 13 de junio de un 2013 que cambió mi vida, buscando el buen tiempo de nuevo como harían las golondrinas de Béquer, para críar en la primavera. Para críar no es mi caso, pero sí para empezar a crear lo que me gustaría que fuese mi futuro... el río. De la mano de unos grandes palistas y mejores personas que me han abierto una oportunidad a formarme en este mundo que como droga a entrado en mis venas y por las venas de la madre naturaleza discurre.

Algunos dirían, la aventura ya se terminó... Pues bien, no lo definiría yo así, pues la aventura o al menos para mí va mucho más allá de que esté en un país o en otro, con un idioma u otro, una u otra raza, una u otra cultura... la aventura, el viaje, el camino es interno, la formación de la propia persona, el ver, vivir y conocer... especialmente conocerse a uno mismo, ya que como diría Buda: "Más grande que la conquista en batalla de mil veces mil hombres es la conquista de uno mismo"... eso no ha terminado ni mucho menos, sólo acaba de empezar.

Por ello, no dejo Nueva Zelanda con tristeza... sino con la enorme sonrisa de que me haya ofrecido y enseñado todo lo que he vivido en estos cerca de nueve meses, y con la ilusión de vuelta a ver a la familia, amigos y conocidos y de continuar con el camino, que todavía no se ha dibujado... para poder tener el orgullo de esbozarlo a mi gusto. Muchos recuerdos buenos y otros malos, los buenos me los guardo y de los malos aprendo, todo a merecido la pena... Ahora puedo responder a la pregunta que me hacía el 28 de octubre de 2012 antes de coger el vuelo a Auckland. ¿Estaré haciendo bien?... No haces bien... haces de puta madre chaval!!!









Algunos de los recuerdos de unas de las lecciones que no se aprenden en la universidad. Un fuerte abrazo y os veo pronto!!

PD: Os adjunto el poema completo de Gustavo Adolfo Bécquer:

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales
      jugando llamarán;
pero aquéllas que el vuelo refrenaban            
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres...
      ésas... ¡no volverán!

  Volverán las túpidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,               
y otra vez a la tarde, aun más hermosas,
      sus flores se abrirán;
pero aquéllas, cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...                 
      ésas... ¡no volverán!

  Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
      tal vez despertará;                        
pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate:
      ¡así no te querrán! 

1 comentario:

  1. Pues sí, haces de puta madre! Ya tengo ganas de volver a verte. A ver si hay suerte y nos vemos pronto. Que tengas buen viaje de vuelta a casa.
    Aurora Abad

    ResponderEliminar